+34 603 635 669 consulta@drjoancabello.com

Experiencia en las principales patologías de cadera

Cirugía de preservación y lesiones deportivas

Intervención temprana para prevenir problemas con una mínima invasión y recuperación más rápida.

Artrosis de Cadera

Tratamientos para combatir la degeneración articular.

Traumatología de la pelvis, cadera y fémur

Fracturas en la zona de la cadera.

Otros problemas de cadera

Descripción de otras patologías relacionadas con la cadera.

¿Cómo está formada la cadera? ¿Qué huesos y ligamentos la forman?

La cadera es una articulación que une nuestro tren superior con el inferior. Es una articulación esférica, lo que nos permite, por ejemplo, mover la pierna de adelante a atrás, o de un lado a otro.

Alrededor de la cadera contamos con potentes ligamentos y músculos, ya que es la articulación que soporta más peso del cuerpo y gracias a la cual estabilizamos toda la parte superior del cuerpo.

Si todo funciona correctamente, podemos movernos con facilidad y llevar a cabo infinidad de acciones en el día a día y en actividades deportivas (tenis, ciclismo, running, fútbol, … ).

La articulación de la cadera está formada por la cabeza del fémur y la cavidad acetabular. Además, toda la zona está cubierta por el cartílago articular, que permite que nuestros movimientos se deslicen suavemente.

El fémur es el hueso más largo, grande y pesado de nuestro cuerpo. Ocupa toda la parte superior de de nuestra extremidad inferior. La cabeza femoral es el extremo superior del fémur, que tiene forma redonda. Esta cabeza encaja en el acetábulo y forma así la articulación de la cadera. El cartílago articular amortigua el movimiento y permite una rotación suave en la zona conocida como cótilo

La pelvis es una estructura en forma de anillo, formada por los dos huesos coxales y el sacro. Unidos por potentes ligamentos, permiten la conexión del tronco con las extremidades inferiores. Los dos huesos coxales, formados por el ilion, el isquion y el pubis, contienen cada uno la cavidad cotiloidea o acetábulo, donde se articula la cadera.

El labrum acetabular es un fibrocartílago que contornea el borde articular del acetábulo y que contribuye a sellar la articulación de la cadera. La cabeza del fémur y el acetábulo se unen formando la articulación de la cadera, gracias a la cápsula articular y 4 ligamentos básicos: el iliofemoral y el pubofemoral, por delante; el isquiofemoral por detrás, y el ligamento redondo, por dentro de la articulación.

Todas estas estructuras, junto a los potentes músculos que las rodean, permiten que la movilidad de la cadera sea estable, suave y eficaz. 

¿Quieres que comentemos tu caso?