+34 603 635 669 consulta@drjoancabello.com

Artroscopia de Cadera

La artroscopia de cadera es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva, que nos permite acceder al interior de la articulación de la cadera, habitualmente con 2 o 3 portales. Los portales son pequeñas incisiones en la piel, a través de las cuales podemos introducir una cámara y diversos instrumentos, que nos permiten visualizar y valorar lesiones, así como tratarlas.

Una de las peculiaridades principales de la artroscopia de cadera está en que es una articulación muy cerrada, con un componente esférico (la cabeza del fémur) en el interior de una copa hemiesférica (el acetábulo). Esto supone que para acceder al interior de la articulación tenemos que hacer una tracción sobre la extremidad intervenida, para poder crear el espacio donde haremos gran parte de nuestro trabajo.

La indicación más frecuente de este procedemiento quirúrgico es el atrapamiento femoroacetabular y las lesiones que puedan presentarse asociadas, tales como lesiones del labrum y / o del cartílago adyacente.

El atrapamiento femoroacetabular comporta un conflicto en la movilidad de la cadera, bien por una deformidad en la región anterosuperior de la unión de la cabeza con el cuello femoral, llamada deformidad tipo CAM, bien por un acetabulo más cerrado y que provoca una pinza mayor sobre el cuello del femur, llamado atrapamiento tipo pincer, o bien por una variedad mixta de ambos. Estas lesiones se ven especialmente en deportistas que presentan una gran demanda mecánica en la cadera, como son los deportes de patada, pero también pueden presentarse en personas no tan activas.

La artroscopia de cadera es un medio eficaz para tratar este tipo de lesiones, siempre que no hayan progresado a estadíos avanzados, donde el tratamiento no podría garantizar un freno a la progresión hacia la artrosis de la cadera.

¿Cómo podemos ayudarte?